Gestión del estrés

Para gestionar el estrés se han desarrollado métodos, a través de los cuales se combaten los efectos nocivos del estrés en nuestro organismo. Esta metodología de gestión del estrés permite a aquéllas personas, bajo fuertes cargas emocionales y laborales, poner en marcha las medidas preventivas adecuadas y gestionar las respuestas adecuadas ante situaciones estresantes.

La carga de estrés, en especial de la población trabajadora se acumula durante los años. Además de la actividad física y una alimentación sana, se hace necesaria la realización de ejercicios de relajación para incentivar las herramientas propias, que nos permiten construir una resistencia al estrés.

Un entrenamiento moderado permite, que la reducción del estrés se haga a nivel neuronal, obedeciendo ésta a una reestructuración de la distribución y la transmisión neuronal que conlleva al equilibrio y la relajación. Algunos entrenamientos específicos para ello son el jogging, salir a andar, nadar o montar en bicicleta

Yoga & Pilates
Los ejercicios de Yoga persiguen un enfoque integral para armonizar cuerpo y espíritu. Una combinación de profunda relajación, ejercicios respiratorios así como la práctica de la meditación y estiramientos, que conducen a la mejora de la coordinación del cuerpo, la mente y el espíritu. El objetivo perseguido es incrementar la vitalidad, a la vez que comporta la nivelación del equilibrio interno.
El yoga ejerce un efecto positivo en la salud física y psíquica. En algunos casos se ha comprobado que ha influido en la mejora de los sistemas de varias enfermedades, como son: problemas circulatorios, trastornos el sueño, molestias nerviosas, migrañas crónicas o dolores de espalda. Con el Yoga se entrenan la potencia, la flexibilidad, el sentido del equilibrio y la resistencia muscular. A través de la activación de los músculos, tendones, ligamentos así como los tejidos vasculares y linfáticos resulta en una mejora de la circulación sanguínea. La musculatura de la espalda se fortalece, lo que se refleja en una mejora de la posición corporal. El yoga supone para muchas personas un efecto equilibrador y calmante y ayuda a combatir los efectos del estrés sobre el metabolismo.

Pilates es un entrenamiento corporal integral dirigido, sobretodo, a pequeños grupos de músculos, responsables de una correcta y saludable posición corporal. El entrenamiento incluye ejercicios de fortalecimiento, estiramientos y respiratorios. Está indicado en las terapias de rehabilitación tras accidentes. Es necesario ser introducido a través de personal cualificado, que nos enseñe la metodología y los movimientos apropiados para evitar malas posiciones y falsos movimientos.
A través del Pilates se pretende la consecución del fortalecimiento de la musculatura, la mejora de la condición física, la coordinación y de la movilidad, resultando en una estimulación del sistema circulatorio y una elevada percepción corporal. El método se centra en el desarrollo de los músculos internos “powerhouse” para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, por lo que es muy usado como terapia en rehabilitación y para, por ejemplo, prevenir y curar el dolor de espalda. Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, muy conscientes, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. Este entrenamiento se realiza en el suelo, sobre una colchoneta o sobre máquinas especialmente diseñadas para ello.

array(0) { }