Entrenamiento cardiovascular

El entrenamiento moderado de fuerza y condición, así como los ejercicios de estiramiento son medidas necesarias para evitar las enfermedades cardiovasculares. El sedentarismo provoca dolores de espalda, hernias discales, tensión alta, enfermedades coronarias, diabetes, cáncer, artrosis y osteoporosis.
El entrenamiento regular de la resistencia física aporta el desarrollo y la conservación de un buen estado de salud. En especial ha n de enumerarse los efectos positivos sobre el sistema cardiovascular, que conllevan a una reducción significativa del riesgo de infarto de miocardio. Otros aspectos positivos son el fortalecimiento del sistema inmunológico y, en muchos casos, una mejora de los niveles resultantes del hemograma. La finalidad del entrenamiento cardiovascular es la de mover y fortalecer todo el cuerpo. La intensidad del entrenamiento cardiovascular se ajusta a la edad, los antecedentes deportivos y las metas individuales. Una vez asentados los fundamentos del entrenamiento físico, se perfilará un plan de entrenamiento para mantener y reforzar el estado físico del individuo.

array(0) { }